Humedades por capilaridad. Qué son y cómo se atacan

Las humedades por capilaridad se producen a causa de un proceso completamente natural que hace posible la ascensión del agua. El agua que se encuentran almacenada en el subsuelo, sube por todos los poros de los materiales de construcción.

Humedades por capilaridad en una pared antigua y muy gruesa

Este tipo de humedades se producen debido a que el terreno sobre el que se asienta la vivienda posee de humedad en su base. Cuando este agua empieza a subir por la cimentación, dando señales de su existencia al propietario o inquilino del inmueble.

La humedad excesiva, en aquellas zonas con mejor capacidad de transpiración, se evapora rápidamente, dejando marcas muy características. Este tipo de humedad provoca un ambiente excesivamente húmedo y provoca que se produzca un abombamiento de la pintura. Suelen aparecer con mayor asiduidad en sótanos y plantas bajas, como es lógico.

Otras manifestaciones extremadamente comunes de las humedades por capilaridad son las manchas oscuras en los muros por los mohos. Estos se generan, en los rodapiés y en las líneas de humedad en la parte baja de las paredes. No hay que pensar que existe algún tipo de edificio que esté exento de ellas ya que, generalmente, afectan a toda clase de estructuras.

Diferentes formas de atacar el problema

Existen varias formas de hacer frente a este tipo de humedades, entre las cuales habrá que decidir, en función de las características del inmueble. En primer lugar, hay que citar a las barreras físicas, es decir, planchas de mármol, baldosas de cerámica, o planchas de plástico o madera. Esconden la humedad, pero no la eliminan. Este método es muy habitual, pero esconder el problema no es una solución.

Las barreras químicas, que consisten en la aplicación en la base de las paredes de productos sintéticos agujereando cada 10cm a nivel del zócalo. Repelen el agua siempre que no haya deshomogeneidades en el muro. Aunque se trata de un método tradicional, es muy caro, antiestético y acaban apareciendo humedades en las paredes contiguas no tratadas.

Sistemas electrónicos

Uno de los sistema más novedosos es la electro-osmosis inalámbrica, que emite unas ondas de radiofrecuencia que en dos años logra reducir la humedad por capilaridad. Erróneamente se publicita en que consiste en cargar positivamente con electricidad el muro para invertir su polaridad y evitar que el agua ascienda por los capilares del material utilizado.

El sistema Electro-Físico emite una señal electromagnética de baja frecuencia, que desorienta las moléculas de agua y rechazándolas hacia el subsuelo. Estas señales se transmiten muy bien en paredes gruesas aunque sean antiguas. Además, es el sistema más eficaz, seca en 4 meses, es el más limpio, más sencillo y más económico.

Para saber más, visitar la web: www.humitat-stop.com