Combatir la humedad por condensación

La humedad por condensación

El aire admite más o menos moléculas de agua en suspensión dependiendo de su temperatura. Cuanto mayor sea su temperatura, un mismo volumen de agua a presión atmosférica constante, mayor cantidad de agua podrá almacenar en suspensión.

La humedad relativa del aire es la relación de la cantidad de agua que tenemos en relación a la máxima que puede soportar a una temperatura determinada.

Suponiendo que tenemos una habitación con un 90% de humedad relativa a 30ºC y se enfría por la noche hasta 15ºC. Sse depositan gotitas de agua sobre las paredes, que son las que no puede soportar el aire en suspensión a esa temperatura más baja.

Estas gotitas penetrarán por los poros de las paredes y se localizarán principalmente en las esquinas superiores de las paredes. Ahí es donde más se enfría el aire de las habitaciones interiores.

En general se mejora la humedad por condensación reduciendo la humedad relativa del interior de la casa. También se logra cuando la temperatura interior sea lo más estable posible entre el día y la noche.

Humedades por condensación en la parte superior de las paredes

Normas para mejorar la humedad de condensación de nuestro hogar en lugares que no son extremadamente húmedos:

  • Aumento de la ventilación de la habitación con problemas, que puede mejorarse poniendo un extractor al exterior. Siempre es necesario un extractor en la cocina y el baño, en donde se originan cantidades importantes de vapor de agua caliente. En caso contrario esa humedad se extiende por toda la vivienda.
  • Evitar en salas de estar y dormitorios el uso de calefacción con estufas de butano o propano. Desprenden vapor de agua en la combustión del gas y ocasionan manchas de humedad en la parte superior de las paredes. Una solución alternativa es la calefacción por radiador, o eléctrica.
  • Otra punto importante es mejorar el aislamiento térmico de las paredes que dan al exterior. Existen espumas aislantes que se pueden aplicar en la parte exterior del muro que evitan las grandes variaciones de la temperatura interior.
  • De una forma transitoria se pueden utilizar desecantes químicos como el SILICAGEL. La ventaja del sistema es que calentando en un horno el producto ya humedecido, se puede volver a utilizar. Existen muchos desecantes que pueden ayudarle inicialmente y puede recibir información al respecto en su tienda habitual de bricolaje
  • Instalar un aparato deshumidificador. Algunos hacen circular el aire por un deposito con desecante quimico que debe renovarse periódicamente. Otros más completos enfrían el aire para que se precipite el agua en su interior y que luego conducen a un desagüe. Finalmente el aire seco es calentado a la temperatura ambiente y es distribuido por la vivienda.

Para el caso de climas extremadamente húmedos recomendamos el uso del aparatos de ventilación forzada. Renuevan el aire interior secándolo, y añadiendo filtros para detener el polen.

En cualquier caso el agua que ha penetrado en las paredes por capilaridad solo puede eliminarse con un aparato de electroósmosis sin hilos como el HS-221 de Humitat-Stop.

Puede conseguir un presupuesto e instrucciones de uso en:

Contactar y comprar un equipo que quita la humedad de las paredes